Retos

Nadar, miedos y ajustes

A ver que vas a decir en bonita primavera!, dijo el Coach ayer cuando terminamos de nadar, escribe de la piscina, y he hecho caso.

De las tres disciplinas es la que más tiempo he practicado en mi vida, pero es la única que me provoca una ansiedad que no siento ni en la bicicleta ni mucho menos al correr. He aprendido a controlarla antes de entrar al agua en las competencias pues hay mucha gente y la adrenalina del evento muchas veces la supera. Digo muchas veces y no siempre porque en Chicago me dio como si nunca hubiese nadado y al nadar en equipo descubrí que me pasa lo mismo.

Darío me enseñó para mi primer Portobelo olímpico, tres brazadas más, tres brazadas más, queriendo decir tu dale, sigue, porque en el agua no hay de dónde agarrarse y si paras la ansiedad te puede ganar y adiós triatlón.

Nadar en una piscina completamente llena de gente entrenando es para mi cosa seria casi como nadar en el mar, es una práctica de aguas abiertas jaja es realmente retador.   Generalmente nado sola en la piscina de Balboa, que si sientes un empujón en el agua es algo extraordinario, aguas tranquilas y realmente transparentes, a las 5 pm ya estoy en el agua y dependiendo lo que dure la sesión entre hora y hora media estoy fuera, y llego temprano a casa.

Recuerdo que cuando recién entré a Trizen fui a nadar con el equipo y wao,  había olvidado lo que es tener al entrenador en la orilla de la piscina FUERA FUERA FUERA retumbaba en mis oídos, un día tragué agua que me sacó Williana de un sólo golpe en la espalda y ahí reconocí que si bien es lo que más he hecho, hacerlo en grupo es un gran reto para mí, y como me dijo ese día el Coach cuando le dije que había mucha gente: así es el triatlón siempre hay mucha gente, así que dije pa’lante,  fui otro par de veces, pero la verdad es que por el horario o porque llueve o tengo algo, no había vuelto a nadar en equipo.

Pero hace poco que la gente realmente se activó por el Ironman 70.3 que viene en 9 semanas (hay gente que lleva el conteo que es cosa seria ja ja) hay un grupo dándole al agua y decidí ajustar el horario y llegar más tarde a la casa, aceptar el reto y entrenar con el equipo, además si quiero que el Coach me vea y corrija obvio tengo que ir. Así que ayer que no llovió y todo se dio para que estuviese temprano en la piscina salí de Cocoli rumbo a San Francisco.

Estuvimos hora y media en el agua, nadando una hora al restar los tiempos de espera. Una vez comenzamos las series, mis pulsaciones más altas  que el edificio de a lado, pero tuve más confianza que las primeras veces, y no le temí tanto al oleaje ese que te juro es de aguas abiertas! Ya era de noche, comenzamos a las 6 pm que generalmente voy terminando. No paré, hice toda la planilla, bueno ok, recorté cool down, pero buen trabajo. Mis compañeros bárbaros, muy fuertes todos, y esa es la gracia de ir en grupo, exigirte y mejorar.
Llegué más tarde de lo usual a casa, pero con la satisfacción que le gané a la piscina. Training done✅

Los ajustes de horario son necesarios, fijo salí de mi comodidad para aprovechar lo que significa estar en un equipo e ir y trabajar en equipo, con el equipo. 

Cuando comencé a correr sola aprendí a madrugar para no dejar de hacer el entrenamiento, esta vez es lo contrario y representa un nuevo ajuste. Durante el camino hay nuevas metas que traen nuevos ajustes, sólo hay que estar dispuesto al cambio, probar y adaptarse…se puede si quieres.

image

Equipo Trizen
Coach: Ernesto “Fulo” Fernández
#tzn #entreneynojoda

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s